Energía solar en invierno 

Con las navidades a la vuelta de la esquina, y pese a que estamos teniendo un invierno un poco inusual con temperaturas algo altas para esta época del año, hay una cosa clara: “the winter is coming” (el invierno se acerca). Pero lejos de significar la llegada de caminantes blancos como en la mítica serie Game of Thrones (Juego de Tronos), este “The winter is coming” implica frío, mucho frío.

Frente a esto, además de añadirnos más capas que una cebolla, lo normal en estas fechas es encender la calefacción y prepararnos para la consiguiente factura de la luz. Pero, ¿existe alguna alternativa mejor? Seguro que esta respuesta no os pilla por sorpresa teniendo en cuenta que nos dedicamos a las energías renovables pero lo cierto es que la energía solar en invierno es una gran alternativa ya no solo por sus implicaciones medioambientales si no por el ahorro económico. 

En este artículo, exploraremos detalladamente por qué elegir energía solar también en invierno es una buena decisión. 

 

Luz solar difusa y su aprovechamiento:

Es un hecho que en invierno se reduce notablemente la luz solar pero el hecho de que la incidencia solar se reduzca, no significa que no haya. Y es que, gracias a los avances tecnológicos, la luz que nos llega a través de las nubes es más que suficiente para alimentar los paneles solares. Del mismo modo, en días de verano en los que no hay luz solar por las malas temperaturas, también los paneles son capaces de obtener luz. 

Además, la combinación de sistemas solares con tecnologías de almacenamiento de energía, como baterías, permite a los propietarios almacenar el exceso de energía generada durante el día (o en verano) para su uso durante la noche o en días nublados, brindando una solución integral a la variabilidad de la generación solar.

En definitiva, a día de hoy, pese a que la producción energética sea mayor en verano, los paneles solares son igualmente eficientes en invierno. 

 

Eficiencia mejorada en bajas temperaturas:

Para sorpresa de muchos, está demostrado que los paneles solares funcionan mejor a bajas temperaturas, de hecho, es por este motivo por el que su rendimiento mejora en  plantas fotovoltaicas flotantes. Esto es así debido a la reducción de la resistencia eléctrica en los circuitos de los paneles lo que facilita el flujo de electricidad a través del sistema. 

En este sentido, pese a que en invierno la incidencia solar sea menor, este hecho puede compensar también la productividad energética. 

 

Gestión de la acumulación de nieve:

Uno de los aspectos que más suelen preocupar en instalaciones realizadas en lugares con bajas temperaturas es la posibilidad de la acumulación de nieve y hielo en los paneles. Y es que, en caso de no contar con un sistema adecuado puede suponer un grave problema ya que estamos obstruyendo la obtención de luz. 

Para que esto no se produzca, es importante que los paneles solares estén compuestos de un material que facilite la acumulación mínima de nieve, algo que por suerte, la mayoría tienen. Además de esto, el ángulo de inclinación es un factor crucial ya que por una cuestión de gravedad la nieve o cualquier material que se pose sobre los paneles caerá irremediablemente hacia abajo. 

 

Ahorro económico:

Como mencionamos al inicio de este artículo, en estas fechas lo habitual es encender la calefacción, particularmente en lugares con temperaturas muy bajas. Desafortunadamente, el precio de la electricidad está por las nubes, por lo que la factura de calefacción puede ser significativamente alta, algo que no todas las personas pueden asumir. Frente a esto, la energía solar puede ser una magnífica alternativa ya que puede proporcionar la suficiente energía durante los picos de más demanda. 

 

Beneficios ambientales:

Además de beneficios económicos, instalar energía solar ya sea en verano o invierno, ayuda a mejorar el planeta. Y es que, una de las cosas más contaminantes es el dióxido de carbono generado por los combustibles fósiles, desgraciadamente nuestra principal fuente energética actual. Por esta razón, resulta vital buscar alternativas que permitan la obtención de energía de manera respetuosa con el medio ambiente como, por ejemplo, la energía solar. 

 

En definitiva…

Tras leer este artículo esperamos que haya quedado claro que la energía solar es igual de eficiente en invierno como en verano. Cierto es que en verano, en algunas zonas más que en otras, la exposición solar es mucho mayor y por lo tanto la producción energética también. No obstante, gracias a los avances tecnológicos actuales, los paneles solares son capaces de producir energía de manera eficiente pese a las bajas temperaturas y las reducidas horas de sol. En definitiva, la energía solar es una buena opción en cualquier época del año. 

Además de esto, elegir esta opción implica múltiples ventajas tanto individuales como globales. Y es que, por un lado, pasarse a la energía solar implica un importante ahorro económico a largo plazo. Es verdad que la inversión inicial puede ser algo costosa pero con el tiempo, el ahorro es sustancioso. Por otro lado, siendo este el argumento más potente de todos, no nos cansamos de repetirlo pero la energía solar es una magnífica fuente de energía sostenible y una gran alternativa a las fuentes de energía fósiles responsables del cambio climático. 

Todo son ventajas, ¿no? Pásate a las energías renovables, también en invierno. 

 

¿Qué os ha parecido el post de hoy? Esperamos que os haya parecido interesante pero sobre todo, útil. 

Si te interesa adquirir uno de nuestros soportes lastrados, en nuestra web encontrarás la lista de nuestros distribuidores, todos ellos grandes profesionales del sector de las energías renovables. 

Además, desde Landatu Solar podemos darte apoyo en todas las fases de tu proyecto, desde el asesoramiento técnico hasta el suministro de material necesario para tu instalación. Tan solo contáctanos y nosotros te ayudaremos en lo que necesites.

No te pierdas nada y síguenos en nuestras redes sociales: Instagram, Twitter, Linkedin y Facebook.

Solicita tu presupuesto

1280 854 Landatu Solar