¿Cómo se podría reducir la emisión de CO2?

Comunidad de Regantes

En España hay un gran número de comunidad de regantes, que se encargan de la gestión del agua de riego en diferentes regiones del país. Las comunidades de regantes se han ido creando a lo largo de la historia para gestionar el uso del agua públicas en zonas donde la disponibilidad de este recurso es limitada. Por ello, son un centro importante donde se puede estudiar y reducir la emisión de CO2.

La historia de las comunidades de regantes en España se remonta a la época romana, cuando se construyeron los primeros acueductos para transportar el agua a las ciudades. A lo largo de los siglos, se fueron desarrollando distintas formas de gestionar el agua de riego, y en el siglo XIX se crearon las primeras comunidades de regantes en España.

En la actualidad, las comunidades de regantes en España están reguladas por la Ley de Aguas y por las normativas autonómicas y locales que le son aplicables. Estas comunidades tienen una estructura organizativa que incluye una junta de gobierno y una junta general/asamblea, y se encargan de gestionar el uso del agua y de los recursos hídricos de la comunidad. Es decir, las comunidades de regantes en España son una forma de gestionar el agua de riego de forma sostenible y eficiente.

Por ello, aunque la comunidad de regantes no tiene una obligación legal de reducir sus emisiones de CO2 en particular, hay varias razones por las cuales se debería plantear hacerlo.

Una de las mayores razones es la preocupación global por el cambio climático y la necesidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, para evitar consecuencias ambientales negativas. El sector agrícola es responsable de una gran cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero. Algunas de las principales fuentes de emisiones en el sector agrícola incluyen: emisiones de metano (CH4), de óxido nitroso (N2O) y de dióxido de carbono (CO2), entre otras.

Otra razón es que, al reducir las emisión de CO2, la comunidad de regantes puede mejorar su competitividad en el mercado, ya que hay cada vez más demanda de productos agrícolas sostenibles. Esto puede ayudar a mejorar la imagen de la comunidad y generar mayores ingresos a través de precios premium en los productos.

Además, al reducir sus emisiones de CO2, la comunidad de regantes también puede contribuir a mejorar su propia calidad de vida y la de las generaciones futuras. Al adoptar prácticas agrícolas sostenibles y reducir el uso de energía fósil, la comunidad puede contribuir a la preservación de los recursos naturales y mejorar la productividad agrícola.

Es importante mencionar que el sector agrícola también juega un papel importante en la mitigación de las emisiones de gases de efecto invernadero, por ejemplo mediante la implementación de prácticas agrícolas sostenibles, la adopción de tecnologías de riego eficientes, la generación de energía renovable, ej. energía solar flotante, la conservación de suelos, y la reforestación. Estas acciones pueden ayudar a reducir las emisiones del sector y al mismo tiempo mejorar la productividad agrícola.

Por lo tanto, es importante que todos los actores del sector contribuyan a reducir sus emisiones.

Reducir emisiones CO2 – Comunidad de Regantes

Reducir CO2

La instalación de energía solar flotante en una comunidad de regantes reduce sus emisiones de CO2: Algunos de los beneficios:

  1. Riego con eficiencia: Al mejorar la eficiencia del riego, se puede reducir el consumo de energía y, por lo tanto, reducir la emisión de CO2. Esto se puede lograr mediante la instalación de sistemas de riego de precisión, el uso de tecnologías de riego por goteo y la optimización de los horarios de riego.
  2. Agricultura de conservación: La agricultura de conservación se enfoca en la preservación de los recursos naturales y la reducción del uso de energía. Esto se puede lograr mediante la implementación de prácticas agrícolas sostenibles, como la rotación de cultivos, el manejo del suelo y el control de plagas y enfermedades. Estas prácticas no solo pueden reducir la emisión de co2, sino que también pueden mejorar la productividad agrícola.
  3. Generación de energía renovable: La energía solar flotante puede proporcionar una fuente de energía renovable para las comunidades de regantes, lo que puede ayudar a reducir la dependencia de los combustibles fósiles y mejorar la eficiencia energética de la comunidad.
  4. Reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero: Al reemplazar la energía generada a partir de combustibles fósiles con energía solar flotante, se pueden reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, lo que puede contribuir a mitigar el cambio climático.
  5. Mejora del medio ambiente: Al usar energía solar flotante, se puede reducir la contaminación del aire y del agua, y al mismo tiempo preservar los recursos naturales y la biodiversidad.
  6. Evita la evaporación del agua, ya que se genera una capa de sombra sobre la lamina de agua. Esto puede ser problemático en áreas donde el agua es escasa, ya que puede aumentar la competencia por el agua y reducir el suministro de agua disponible para el riego y el consumo humano.
  7. Uso de prácticas agrícolas orgánicas: La Agricultura orgánica se enfoca en el uso de métodos naturales para controlar plagas y enfermedades, y puede ayudar a reducir la emisión de CO2 al evitar el uso de pesticidas y fertilizantes químicos.
  8. Fomentar la reducción de carbono en la comunidad. Desarrollando proyectos de reforestación, conservación de suelos, plantando árboles y matorrales y usando prácticas agroforestales para mejorar la absorción y almacenamiento de carbono.

¿Tienes una balsa de agua o riego y quieres aprovechar el agua al máximo? Desde Landatu te podemos ayudar con el proyecto, diseño, suministro e instalación de tu nueva infraestructura solar flotante para evitar un porcentaje de la evaporación. Contacta con nosotros y te ayudaremos en todo el proceso.

1200 630 Garazi Ortega

Dejar una Respuesta