Las baterías más grandes del mundo

Uno de los grandes retos para la transición renovable es ser capaces de almacenar energía a gran escala. Para que el sistema eléctrico funcione se necesita inyectar en la red en cada momento la misma cantidad de energía que se está consumiendo.

Esto no podemos conseguirlo tan sólo con generación de energías renovables ya que no podemos elegir cuando sopla el viento o que haga un día más o menos soleado.

Por ello para alcanzar grandes porcentajes de energías renovables en el sistema es fundamental que consigamos almacenar esta energía para poder utilizarla cuando la necesitemos.

La mejor tecnología para este cometido actualmente es el almacenamiento por bombeo.

Imagen de Shasta Dam

¿QUÉ ES EL ALMACENAMIENTO POR BOMBEO?

El almacenamiento por bombeo consiste básicamente en dos depósitos de agua a diferentes alturas con lo que podemos generar energía cuando hacemos bajar el agua del depósito superior al inferior pasando por una turbina. O bien almacenarla bombeando agua del depósito inferior al superior mediante una bomba.

Es un sistema conocido y utilizado desde hace mucho tiempo (más de 100 años) por lo que es una tecnología madura y muy fiable. También es la más económica, sobre todo porque permite utilizar infraestucturas existentes (centrales hidroeléctricas) minimizando además el impacto ambiental.

De ahí que actualmente el 95% de la capacidad de almacenamiento de energía de la red eléctrica española sea por almacenamiento por bombeo.

POTENCIAL DEL ALMACENAMIENTO POR BOMBEO EN ESPAÑA

Actualmente tenemos unos 3.3GW de potencia instalada de bombeo y para el final de esta década el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) prevé que alcancemos los 6.8GW. Además según diversos estudios en España sería posible instalar entre 10-14GW en centrales hidráulicas ya existentes.

Recordemos que en al año consumimos unos 120.000GWh de energía de origen no renovable, así que si queremos disminuir este número , además de aumentar la cantidad de energías renovables instaladas tenemos que almacenar una gran cantidad de energía para poder utilizarla las 24 horas del día.

Por tanto en los próximos años si queremos parar el cambio climático necesitamos acelerar este proceso y aprovechar al máximo el almacenamiento por bombeo.

HIBRIDACIÓN CON LA ENERGÍA SOLAR FLOTANTE

La energía solar flotante será clave para poder almacenar energía mediante bombeo de agua. Ya que necesitamos de una gran cantidad de energía para bombear el agua y disponemos de una gran lámina de agua donde instalar paneles solares sin tener que usar terrenos adyacentes y minimizando el impacto ambiental.

Utilizando un pequeño porcentaje de su superficie sería posible inyectar a red la energía generada por los paneles, aprovechando la infraestructura eléctrica de la central hidroeléctrica o si es más conveniente almacenar energía bombeando agua que podremos utilizar para generar energía hidroeléctrica cuando sea necesario.

Planta fotovoltaica flotante en la central hidroeléctrica Do Alto Rabagão, Portugal

Las 4 ventajas de la energía solar flotante

La energía solar flotante es aquella que utiliza láminas de agua estancada, como pueden ser balsas de regadío, lagunas, lagos, presas, pantanos, etc. para la instalación de infraestructuras de energía solar fotovoltáica.

Instalación solar flotante

¿Qué son los paneles solares flotantes? Son los mismos modulos fotovaltáicos que se utilizan para las instalaciones en tierra firme, pero que van montados o instalados sobre unas plataformas o flotadores que flota en el agua, interconectados con unas pasarelas que forman los pasillos de mantenimiento.

Muy populares en el sudeste asiatico, este tipo de instalaciones poco a poco van siendo más populares en Europa con una clara apuesta debido a sus grandes ventajas.

Y, ¿cuáles son las ventajas de realizar estas instalaciones sobre el agua en lugar de hacerlo sobre tierra firme o sobre una construcción?

Sigue leyendo y te contamos todas las ventajas de este tipo de instalaciones.

1. No pierdes espacio de tierra productivo

Muchas de las instalaciones solares fotovoltáicas montadas en la tierra resulta en la perdida de espacio de tierra aprovechable para otras tareas, como la agricultura. Sin embargo, utilizando un sistema de paneles solares flotantes, no requieres de ese espacio de tierra ocupado. Éstas instalaciones se caracterizan por estar instaladas en láminas de agua que no interfieren en su uso, como plantas de tratamientos de aguas, reservas de agua como pantanos, presas hidroeléctricas o balsas de regadío.

El resultado es que puedes seguir aprovechando las zonas de tierras que se ahorran al no tener que instalar tu planta solar en tierra firme. Además preseva el medioamiente y apoya la deforestación.

2. Beneficios para el medioambiente con la energía solar flotante

Los paneles solares flotantes son buenos para el medio ambiente. El agua ofrece un sistema de refrigeración natural para los paneles solares. Además, también reducen la evaporación del agua de la balsa o lámina de agua donde se ha instalado hasta en un 80%, lo que es crucial para zonas con una tasa de evaporación de agua alta (por las temperaturas) o en zonas donde el agua es un bien escaso.

Adicionamlente, tener paneles solares flotantes en el agua reduce la generación de algas en el estanque o balsa de agua donde se ha instalado lo que mejora la calidad del agua. Esto tiene una vital importancia en láminas de agua orientadas al consumo humano o en zonas de regadío donde favorecen la limpieza de los tanques, acequias y tuberías.

Además, el uso de energía limpia y su generación reduce la dependencia de fuentes de energía generadas con combustibles fósiles y recursos agotables, ayudando a la reducción en la emisión de gases de efecto nocivo.

3. Mejora del rendimiento de la instalación fotovoltáica sobre el agua

Los paneles solares funcionan perfectamente en condiciones de altas temperaturas pero su eficiencia se ve reducida con el tiempo en este tipo de condiciones. Según va aumentando la temperatura, la eficiencia de los paneles decae.

Instalando paneles solares flotantes, el propio agua sobre el que están instaladas, produce un efecto refrigerador, al reducir la temperatura ambiente y aumentar la humedad, lo que mejora la eficienca de los paneles entre un 10% y 12%

4. Sencillez de la infraestructura y montaje

Las instalaciones de paneles solares flotantes requieren menos materiales y mano de obra para su instalación si comparamos una instalación similar en tierra firme.

Los flotadores sobre los que se instalan las placas, vienen premontados y tan solo es necesario fijar el panel solar sobre el flotador, unir los flotadores entre sí y anclar toda la estructura con un sistema de anclaje una vez la tenemos en el agua.

Además toda la instalación se hace sobre tierra firme, en la orilla, donde los operarios pueden trabajar muy fácilmente sin tener que estar subidos en estructuras, tejados o cubiertas de edificios, lo que facilita el transporte y montaje de la instalación solar flotante.

¿Tienes una balsa de agua? Ahora ya conoces todas las ventajas de aprovechar este espacio para tu instalación fotovoltáica. Desde Landatu te podemos ayudar con el proyecto, diseño, suministro e instalación de tu nueva infraestructura solar. Contacta con nosotros y te ayudaremos en todo el proceso.

Qué es la energía solar

La energía solar es una de las energías renovables más importantes tanto a nivel mundial como en nuestro país. Nos encontramos en un momento histórico donde parar el cambio climático es el gran reto al que nos enfrentamos como sociedad. Conseguirlo pasa por obtener la energía que necesitamos de fuentes renovables y, por diversos motivos que veremos, la energía solar es clave para alcanzar nuestros objetivos y compromisos medioambientales. 

Por eso es importante que entendamos la energía solar un poco mejor desde como funciona a cómo la podemos aprovechar.

Aprovechamiento de la energía solar históricamente. 

Si nos paramos a pensarlo en realidad la energía solar ha sido la fuente fundamental de la que hemos obtenido nuestra energía a lo largo de la historia. Las plantas llevan millones de años utilizando la energía solar para realizar la fotosíntesis. Y durante miles de años ese aprovechamiento de la energía solar fue la base de nuestra alimentación de forma directa o indirecta (al servir de alimento a animales de los que luego nos alimentábamos)

Con el descubrimiento de la agricultura y la ganadería lo que hicimos fue ni más ni menos que tener un poco más de control en cómo queríamos aprovechar esa energía solar. Ya no teníamos que limitarnos a buscar en qué alimentos la naturaleza había decidido transformar esa energía solar sino que podíamos elegir qué cultivar y qué ganado alimentar y por tanto decidir en que usábamos la energía solar que llegaba a la zona donde habitamos. 

También aprendimos a usar la energía solar de otras maneras como para calentar nuestras viviendas , dándoles una buena orientación o la energía del viento como para la navegación a vela (el viento en realidad proviene de la energía solar).

Todas estas formas de usar la energía solar son en realidad muy simples y tienen muchas limitaciones, como por ejemplo que no permiten realizar con ellas diversas tareas y con el avance de la sociedad el ser humano cada vez ha ido teniendo muchas más necesidades. 

El salto tecnológico de los últimos años nos ha permitido solucionar este problema transformando la energía solar en energía eléctrica que sí podremos utilizar para multitud de funciones. 

La era de la energía solar tal y como la conocemos ahora había llegado. 

¿Pero cómo funciona esta energía solar?

Muy resumidamente para poder transformar esta energía solar que nos llega del sól en electricidad es necesario disponer de unos dispositivos llamados placas solares que son capaces de convertir esta energía solar en eléctrica. 

Esta transformación de la energía solar en eléctrica podemos realizarla de dos maneras. 

La primera y actualmente más utilizada es la utilización de placas solares fotovoltáicas que mediante el efecto fotoeléctrico son capaces de transformar la energía solar en eléctrica. 

Otra manera de realizar el proceso de transformación de la energía solar es en forma de energía térmica. Se conoce como energía solar termoeléctrica.  Se trata básicamente de usar la energía solar para calentar un fluido y con este mover una turbina que transforma esa energía cinética en eléctrica. Esta tecnología actualmente es menos utilizada pero las investigaciones en este campo pueden hacer que pronto se desarrolle esta otra forma de aprovechamiento de la energía solar. 

Por cierto no olvidemos que también se puede aprovechar esta energía solar térmica directamente para calentar el agua que utilizamos en nuestras casas es lo que se conoce como energía solar térmica. Pero es mucho menos utilizada que la energía solar fotovoltaica, y no porque sea menos eficiente como algunos dicen (en realidad lo es más), sino fundamentalmente porque es menos versátil. Transformamos la energía solar en agua caliente, que está muy bien, pero no permite usar energía para muchos usos. La podemos usar para lavarnos, lavar ropa o calentar una casa pero tiene pocas mas utilidades.

Aplicaciones de la energía solar fotovoltáica

Centrándonos en el tipo de energía solar más utilizada en la actualidad, podemos encontrar dos aplicaciones fundamentalmente en función de para qué vamos a utilizar esa energía solar obtenida. 

Instalaciones de producción de energía solar para venta. Son los conocidos como “huertos solares”. Son instalaciones de gran tamaño. Aprovechando la energía solar mediante placas solares generamos energía eléctrica que vendemos bien en el mercado eléctrico bien a un consumidor directamente.

Instalaciones de autoconsumo de energía solar. Aparece lo que se conoce como el prosumidor. Personas (físicas o jurídicas) que a la vez son productores y consumidores de energía , en este caso energía solar.

Esta aplicación de la energía solar tiene múltiples ventajas, para empezar simplemente el hecho de producir y consumir la energía solar en el mismo punto trae unos ahorros importantes en el trasporte de esa energía (se estiman en torno al 10-12%) Si queremos cuidar el medioambiente tan importante es que nuestras fuentes de energía sean limpias como intentar desperdiciar lo mínimo posible. Parece lógico que si la energía solar nos da la posibilidad de generarla y utilizarla  en el mismo punto la aprovechemos. 

Otra gran ventaja es la seguridad en el coste de nuestra energía en los próximos años. Estamos viendo unas subidas tremendas en los costes energéticos. Ser los dueños de nuestra propia energía gracias a la posibilidad de aprovechar la energía solar que cada día llega a nuestro tejado es la mejor solución para dejar de preocuparnos por este tema.

Además la energía solar fotovoltaica tiene la gran ventaja respecto a otras energías renovables, como la eólica, de su escalabilidad y puede adaptarse  a las necesidades y recursos de cada persona o familia. Quien necesite y/o pueda instalar 15 placas solares debería hacerlo. Pero quien sólo necesite y/o pueda instalar tan sólo 5 también debería planteárselo.

Por otro lado, apostando por la energía solar también estás apoyando a la economía local, generando empleos y actividad localmente con las grandes ventajas que eso tiene para la sostenibilidad del planeta.

Y por supuesto la satisfacción de estar poniendo nuestro granito de arena en la lucha contra el cambio climático no tiene precio. El futuro de nuestros hijos y nietos depende de lo que hagamos en este momento tan crucial para el futuro de la humanidad. 

Tenemos la suerte de vivir en un país con una gran cantidad de energía solar disponible, no podemos dejar pasar la oportunidad de aprovecharla.

En Landatu Solar, estamos convencidos de que aprovechar todo lo que podamos la energía solar para autoconsumo  es el camino y estaremos encantados de ayudarte en todo el proceso, resolver tus dudas sobre la energía solar fotovoltáica y apoyarte para que también comiences a ser parte del cambio.